LONDRES

A ESPÍRITU REBELDE

El Puente de la Torre, el London Eye, los musicales del West End… son atractivos familiares para muchos. Pero la oferta de Londres es cada vez más amplia y, pese a la incertidumbre política que amenaza al Reino Unido, su capital sigue siendo una apuesta segura para eventos, convenciones o incentivos innovadores y memorables.

Por Cristina Cunchillos
Fotos Cristina Cunchillos / London Convention Bureau

Cuando el Reino Unido votó por salir de la Unión Europea en el referéndum de 2016, hubo quien lanzó una petición para otro plebiscito pidiendo la independencia de su capital, en protesta a una decisión ajena al carácter cosmopolita, tolerante y abiertamente europeo de la ciudad. Y es que Londres es un mundo dentro del universo del Reino Unido.

Ni el Brexit, ni los atentados terroristas, ni la preocupación creciente por la masificación turística cambiarán el carácter de la capital británica. Londres apuesta por seguir siendo ese destino innovador que tantas veces ha atraído a los más rebeldes y a quienes buscan las últimas tendencias. Por eso no cesan las inversiones destinadas tanto a los grupos de turistas como a las convenciones e incentivos. Con el aliciente de que la reciente devaluación de la libra esterlina hace más asequible la elección de Londres.

Hub de transporte
Con seis aeropuertos internacionales y conexiones en vuelo directo con 380 destinos, incluyendo numerosas ciudades españolas, Londres es uno de los destinos mejor conectados del mundo. Las conexiones con Sudamérica han mejorado notablemente. Norwegian vuela a Buenos Aires y Río de Janeiro, mientras que British Airways lo hace además a Sao Paulo, Santiago de Chile y Lima. Avianca ofrece conexiones directas con Bogotá.

La controvertida expansión del aeropuerto London-Heathrow con una tercera pista, pese a ser aprobada por el Parlamento, aún está muy lejos de convertirse en realidad. Mientras tanto, la plataforma que más está creciendo es London City Airport, que contará con una nueva terminal en 2022.

Otro de los grandes proyectos para mejorar la infraestructura de transporte de la capital está próximo a su finalización: Crossrail, o Elizabeth Line como será conocida oficialmente, será una nueva línea de metro de 117 kilómetros que atravesará la ciudad de este a oeste. Tras varios retrasos, se espera que esté operativa a finales de 2020.

Puerta a Europa
Muchos grupos procedentes del continente americano realizan en Londres la primera escala de su recorrido por Europa. Y es que, además de por aire, gracias a Eurostar pueden trasladarse en tren desde la estación de St. Pancras International al centro de París en poco más de dos horas. También a Bruselas y, desde agosto, a Ámsterdam, en trayectos de cuatro horas.

El traslado de la terminal desde su ubicación original en Waterloo a King’s Cross en 2007 fue el catalizador para la regeneración de este barrio, previamente uno de los menos afamados de Londres, y ahora convertido en un moderno hub cultural, gastronómico y de ocio.

En la estación de King’s Cross, largas colas de turistas esperan a hacerse la foto en el andén 9 y ¾ recordando las películas de Harry Potter, mientras que en el elegante edificio de St. Pancras, los viajeros se relajan en el Champagne Bar más largo de Europa antes de subir al tren.

También hay una sala de reuniones para doce personas en el vestíbulo de la estación. Ésta completa la oferta de espacios para eventos del St. Pancras Renaissance Hotel London Marriott que cuenta con 245 habitaciones.

Novedades en King´s Cross
Frente a la estación, The Standard London es el primer hotel boutique de la marca norteamericana en Europa. Abrió sus puertas en julio y sus 226 habitaciones cuentan con hasta 42 diseños diferentes basados en un estilo art déco moderno. Su lobby es también una biblioteca con un estudio de grabación. Un futurista ascensor exterior conduce al décimo piso donde el reconocido cocinero Peter Sánchez-Iglesias abrirá en octubre un nuevo restaurante de inspiración mexicana. Contará con un espacio semi-privado para comidas de 30 personas y se podrá reservar en su totalidad, junto con los adyacentes bar y terraza, para recepciones de 400 invitados.

Detrás de la estación se levantan modernos edificios de oficinas y comercios, incluyendo el “rascacielos horizontal” que será la gigantesca nueva sede de Google. También hay vastos espacios abiertos como Granary Square a orillas del Regent’s Canal: aquí se celebran grandes eventos tanto públicos como privados. Los anteriores tres contenedores de gas, cuya existencia se remonta al siglo XIX, albergan hoy lujosos apartamentos y un jardín donde se pueden hacer cócteles para 500 invitados.

En los antiguos almacenes para las mercancías que llegaban a la estación ahora se encuentra la reconocida escuela de arte St Martin’s College, así como numerosas tiendas, bares y restaurantes que se concentran sobre todo en la nueva zona de Coal Drops Yard (los almacenes de carbón) inaugurada en octubre de 2018. Varios restaurantes como el español Barrafina o el israelí Coal Office ofrecen salas privadas, la taquería mexicana Plaza Pastor se alquila en su totalidad para fiestas de 250 invitados y en la destilería Chapel Down se pueden organizar catas de ginebras para grupos.

La oferta cultural se ampliará con un teatro de nueva construcción sobre el que se instalarán las oficinas de Facebook. El Everyman Cinema cuenta con cuatro salas que se pueden alquilar para proyecciones privadas de hasta 109 asistentes.

En las cercanías se encuentra Kings Place, un moderno centro de exposiciones y conciertos con diez espacios diferentes para convenciones y eventos. En su galería de arte se pueden organizar banquetes para 120 comensales y su auditorio principal alberga sesiones profesionales con 400 delegados. El restaurante Rotunda cuenta con una sala privada para 30 personas y una terraza a orillas del canal.

Otra cara del Londres clásico
Muchos grupos han visitado ya Londres y hecho el recorrido típico que incluye las compras en Oxford Street, las luces de Piccadilly Circus, los pubs del Soho, los mercados de Covent Garden o Camden… Pero aún en el Londres más clásico también hay novedades y formas diferentes de apreciar sus atractivos.

Por ejemplo, sin duda se habrán hecho una foto ante el Parlamento junto a la icónica torre del Big Ben (cubierta por restauración hasta 2021) pero, ¿han visitado las Casas del Parlamento o presenciado los debates de la Sala de los Comunes? Cuando el Parlamento no se reúne, en sus históricas salas y terrazas se puede celebrar un banquete para 170 invitados o un cóctel para 200.

Los famosos musicales del West End figuran en muchos programas de incentivo. El receptivo Spectra incluye además encuentros con los actores y una visita entre
bambalinas. Otra experiencia recomendable consiste en probar un típico afternoon tea a bordo de uno de los clásicos autobuses rojos de dos pisos mientras se recorre la ciudad, o incluso un menú gourmet a lo largo del itinerario como propone Bustronome.

En 2020 abrirá The Londoner en la céntrica Leicester Square, un nuevo hotel boutique que contará con 350 habitaciones y un gran ballroom para banquetes de hasta 600 comensales.

Y en el corazón de Mayfair, junto al Marble Arch, se inauguró en abril el primer Hard Rock Hotel de la capital. Su vestíbulo, bar y Hard Rock Café están decorados con todo tipo de pertenencias donadas por estrellas musicales. Los brillos de las áreas públicas contrastan con las 19 austeras salas de reuniones del sótano, heredadas del anterior hotel Cumberland, con capacidad hasta 470 delegados.

A un paso de las multitudes de Oxford Street, The London Edition es el único establecimiento en Londres de la marca más exclusiva de Marriott. Es un remanso de paz, lujo y diseño en una mansión de 1835. En la taberna Berners, decorada con 211 cuadros y espectaculares candelabros, se mezclan viajeros y residentes locales. Toques modernos contrastan con la elegancia original del edificio, que cuenta con 173 habitaciones incluyendo el penthouse donde se celebran almuerzos privados para 20 personas. En la Sala del Ponche se sirve su galardonado cóctel en recepciones con 60 invitados y el sótano refleja su pasado como discoteca con 70 juegos de luces para cualquier tipo de evento.

Más allá del West End
La silueta del oeste de Londres es fácilmente reconocible gracias a Battersea Power Station. Con sus cuatro chimeneas blancas sobre un gran edificio de ladrillo rojo a orillas del Támesis, la histórica central eléctrica de estilo art déco es todo un icono. Décadas de abandono y un intenso debate sobre su futuro siguieron a su cierre en 1983. Finalmente, el edificio protegido reabrirá en 2021 como la nueva sede de Apple y The Event Box, un espacio para grandes eventos con 1.500 asistentes.

En torno a un atrio central, abierto al público, se erigirán tiendas, restaurantes, cines y oficinas. Y en la antigua sala de control se podrán celebrar desde desfiles de moda a presentaciones para 250 personas.

La atracción principal, no obstante, será sin duda su plataforma de observación en lo alto de una de sus chimeneas. Un ascensor trasladará a grupos de hasta 40 personas hasta un espacio a 109 metros de altura con vistas panorámicas de la ciudad. Y, para los días de verano, se acaba de inaugurar The Coaling Jetty en el antiguo embarcadero donde se descargaba el carbón, ahora transformado en un espacio para cócteles privados sobre el Támesis con 350 invitados.

La renovación de la central eléctrica es solo una parte del gran proyecto de regeneración de esta zona de Londres, que se extenderá como mínimo hasta 2022. La primera fase, ya completa, incluyó la creación de Circus West Village, un complejo residencial con varios restaurantes, cine y teatro.

En 2021 se añadirá otro bloque de edificios, con diseños de Frank Gehry y Foster & Partners, que incluirá residencias y el hotel Art’otel Battersea. Contará también con un espectacular jardín en su azotea.

La oferta de ocio y oportunidades de teambuilding se amplía con los establecimientos que han abierto sus puertas  bajo los arcos del puente de Battersea, incluyendo restaurantes, cervecerías que van adquiriendo renombre como Battersea Brewery, donde hacer visitas y degustaciones, y un circuito de Crazy Golf.

En cuanto a centros de convenciones en el oeste de Londres, el mayor es Olympia London, sede de ferias del sector MICE como Confex o The Meetings Show. El gran pabellón original de 1886 será ampliado en los próximos años con dos auditorios con capacidades para 1.000 y 1.500 personas. El proyecto de expansión incluye también la construcción de un club de jazz, hoteles, zonas comerciales, cines y más de 10.000 mde espacio público peatonal.

El corazón de la ciudad
El origen de Londres, o Londinium para los romanos, está en la City, que se convirtió en el centro financiero de la capital mientras la diversión pasó al West End. Hoy la City reivindica su papel como legítimo corazón de la ciudad y está siendo revitalizada entre otros con nuevos hoteles, como el moderno Bankside Hotel de 161 habitaciones, restaurantes, atracciones y un nuevo perfil de rascacielos que están redefiniendo el skyline de Londres y compiten no solo en altura sino en los divertidos motes por los que son conocidos: el pepinillo (Gherkin), el walkie-talkie, el rallador de queso (cheesegrater), el escalpelo (scalpel) o la barriga (tummy).

También se hacen competencia en la oferta de espacios gastronómicos con las mejores vistas, disponibles igualmente para eventos privados. Es el caso del restaurante Searcys at the Guerkin o el Sky Garden del Walkie-talkie.

En la torre Heron, junto a la estación de Liverpool Street, dos restaurantes se reparten la cumbre: el más tradicional Duck & Waffle y Sushisamba. En este último se combinan las cocinas de Japón, Brasil y Perú en un ambiente informal donde no falta la samba y la decoración de inspiración tropical. En su restaurante y terraza se organizan cenas de gala para 160 invitados y, en el lounge, cócteles para 150, entreteniendo a los asistentes con un dj o un taller de sushi.

Al otro lado del río, The Shard supera a todos en altura y cuenta con una plataforma de observación donde se pueden organizar recepciones para 400 personas. A sus pies, London Bridge se ha convertido en una de las zonas más turísticas de la ciudad, gracias a atracciones como el teatro Shakespeare’s Globe, la galería de arte Tate Modern o Borough Market, con su variada oferta gastronómica. Es visita obligada en los programas de incentivo.

Londres alternativo
Quienes busquen algo más alternativo pueden acercarse al cercano mercado de Bermondsey y recorrer su Beer Mile, una sucesión de cervecerías instaladas en los arcos bajo las líneas ferroviarias. O explorar el barrio de Shoreditch, junto a la City, meca de hipsters y de cualquiera que quiera disfrutar de su oferta de restaurantes y ocio nocturno. Su Boxpark es el primer pop up mall o centro comercial efímero del mundo, en el que se combinan tiendas, bares, restaurantes y salas de conciertos en un edificio construido a base de contenedores marítimos.

Entre la oferta de alojamiento destaca el Nobu Hotel Shoreditch, inaugurado en 2017. Además de sus 148 lujosas habitaciones, los huéspedes pueden disfrutar de la cocina asiática del famoso restaurante que incluye una sala semi-privada para 18 comensales, además de una terraza donde se puede programar un cóctel para 40 invitados.

Para eventos, Kaijo es un espacio que se divide en varias salas, con capacidad para 87 personas en teatro. El grupo hotelero de Robert de Niro tiene previsto abrir su segunda propiedad en Londres en 2020, el Nobu Hotel London Portman Square en Mayfair, que contará con 249 habitaciones.

Miras al Este
Shoreditch fue sede de la llamada Tech City por la abundancia de empresas tecnológicas instaladas en la zona, pero muchas se están trasladando a otras áreas de la
ciudad. Ahora el verdadero hub de innovación y creatividad londinense se encuentra en Here East, el que fue el Media Centre durante las Olimpiadas de 2012 en el Parque Reina Isabel de Stratford.

Además de grandes empresas, cadenas de televisión y universidades dedicadas a la ingeniería y la robótica, en el edificio Plexal (antiguo centro de prensa) se concentran numerosas start ups tecnológicas. En su teatro se pueden hacer presentaciones para 250 personas, con una recepción informal en un jardín artificial donde suelen relajarse los jóvenes profesionales que allí trabajan.

Ubicado entre éste y el edificio que albergó el centro de televisión, The Theatre es el principal espacio para eventos. Ofrece un total de 3.000 m2, incluyendo una amplia área de recepción con terraza junto al canalizado río Lea y el teatro principal, un espacio diáfano donde se puede dar rienda suelta a la imaginación y organizar desde un banquete para 600 personas al lanzamiento de un automóvil.

No se trata del único venue en el antiguo parque olímpico. Copperbox, donde se jugaron los partidos de baloncesto, acoge eventos con 5.000 invitados; y el London Stadium, ahora sede del equipo de fútbol West Ham United, ofrece sus instalaciones para eventos multitudinarios de hasta 57.000 asistentes. En sus salas se puede celebrar un banquete para 300 invitados o reuniones con vistas al terreno de juego, donde también se hacen olimpiadas como parte de los programas de teambuilding.

La icónica escultura ArcelorMittal Orbit de Anish Kapoor, de 114,5 metros de altura, dispone de una plataforma de observación donde se celebran eventos para un máximo de 300 personas fuera del horario de apertura. Quienes disfruten liberando adrenalina pueden deslizarse por The Slide, un tobogán de 178 metros que hace hasta 12 giros en el exterior de la escultura.

Sin duda, el parque olímpico supone una opción diferente donde trabajar, reunirse y también divertirse. En Canalside se encuentran varios bares y restaurantes a orillas del río Lea y los organizadores pueden alquilar las embarcaciones de Moo Canoes para un divertido teambuilding por los canales que termine con la degustación de cerveza en Crate.

Nuevo hub cultural
También está llamado a ser un nuevo hub cultural, donde el famoso teatro londinense Sadler’s Wells abrirá una nueva sede. El Victoria & Albert Museum inaugurará una
nueva galería, en colaboración con el instituto Smithsonian de Washington.

Stratford cuenta además con excelentes conexiones de transporte, centros comerciales y una oferta creciente tanto de bloques residenciales como de hoteles. En septiembre se inaugura oficialmente The Stratford, un exclusivo hotel boutique que ocupa una torre de cristal de 42 pisos y en el que se combinan 145 lujosas habitaciones con 248 apartamentos para estancias más largas.

Cuenta con cuatro salas de reuniones y terrazas con jardines en los pisos 7, 25 y 36, donde celebrar cenas privadas de siete a 36 comensales o actividades como clases de yoga. Su penthouse en el piso 42 es la opción más exclusiva para un evento privado con 20 personas.

A su lado, Hilton responderá con The London Gantry, un hotel de la marca Curio Collection by Hilton con 291 habitaciones y un sky bar con vistas al parque olímpico. Su inauguración está prevista a mediados de 2020.

Un cambio para Greenwich
Otros barrios del Este también se están transformando y ampliando su oferta para MICE. En el histórico distrito de Greenwich, sede del Meridiano 0 y el velero Cutty Sark, la empresa china Knight Dragon está desarrollando un ambicioso proyecto que culminará con un nuevo distrito de diseño con rascacielos, estudios de cine, campos de golf y mucho más.

Parte de este vasto plan es Magazine London, un moderno espacio para eventos a punto de ser inaugurado al cierre de esta edición, junto a la cúpula blanca de The O2 Arena y el Hotel InterContinental at the O2. El edificio, completamente negro para facilitar el branding corporativo, ofrece un área de 3.205 m2 para eventos en su interior, que se pueden combinar con otros 14.000 m2 de espacio exterior junto a la curiosa pieza de arte “Bala de una estrella fugaz”.

Su Espacio 1 cuenta con grandes cristaleras que ofrecen las mejores vistas del skyline de Canary Wharf y puede acoger banquetes para 260 invitados, mientras que en el Espacio 2 se pueden celebrar convenciones con 1.920 delegados. Hay también otros dos espacios semi-privados en el nivel Mezzanine, con un balcón privado y vistas al Támesis, ideal para un evento VIP.

Desde Greenwich, el teleférico Emirates Air Line cruza por encima del río a los Royal Docks, antiguos puertos industriales donde las atarazanas se han convertido en apartamentos y hay una abundante oferta de alojamiento y venues, incluyendo Excel, el mayor centro de convenciones y exposiciones de Londres. Sus dos pabellones ofrecen casi 90.000 m2 para ferias y el complejo cuenta con un total de 89 salas de reuniones y un gran auditorio con capacidad hasta 4.500 delegados.

Para eventos más pequeños, The Crystal es un espectacular edificio de cristal junto al río con un auditorio de 270 plazas, siete salas de reuniones con capacidad hasta 198 personas en teatro y un espacio público para exposiciones. Es un edificio sostenible, alimentado con energía solar, agua reciclada y donde están prohibidos los plásticos de un solo uso.

Venues sostenibles
Otro buen ejemplo de sostenibilidad es The Good Hotel, un peculiar hotel flotante en el río con una historia verdaderamente inspiradora. Todo empezó con un par de zapatos: algo que Mirna, una niña procedente de una comunidad pobre de Antigua (Guatemala), a la que el fundador conoció en uno sus viajes, no podía permitirse. Decidido a ponerle remedio, no solo le compró unas deportivas sino que, a su regreso a su nativa Holanda, adquirió dos barcazas para convertirlas en hoteles donde todos los beneficios serían destinados a la fundación Niños de Guatemala.

Tras unos años en Ámsterdam, el primer hotel flotante llegó navegando hasta Londres y allí permanece anclado en el Royal Victoria Dock. Cuenta con 148 habitaciones, de espacio reducido y diseño minimalista, pero también de un precio más asequible, así como espacios de coworking y cuatro salas de reuniones con capacidad hasta 40 personas en teatro.

Su restaurante ofrece un programa de formación para jóvenes desempleados de la comunidad local, sus sillas están hechas de plástico reciclado y, en lugar de tirar desechos al agua, su seabin atrae y aspira cualquier residuo plástico flotante. En su terraza se puede organizar un cóctel sobre el río con 120 invitados.

El hotel también organiza actividades de teambuilding, como un torneo de minigolf en su terraza o excursiones en barco, colaborando con empresas locales como Wake up Docklands para ofrecer piragüismo en el Támesis, o con The O2 Arena para que los huéspedes se sientan como auténticos compañeros urbanos experimentando la escalada en su carpa.

De Londres a la campiña
El río Támesis es el alma de Londres, la arteria principal que lo cruza de punta a punta. Navegando hacia sus orígenes se llega al palacio Tudor de Enrique VIII en Hampton Court y a la residencia de la monarquía actual en el Castillo de Windsor, ambos destinos habituales en los programas de incentivo.

Windsor, en particular, ha incrementado su popularidad gracias al “efecto Harry & Meghan”, los nuevos Duques de Sussex, que ahora residen allí. Además de la fortaleza real y parques adyacentes, los grupos también pueden visitar el famoso Colegio Eton, donde se formaron varios Primeros Ministros británicos, y embarcarse en una competición de remo por el río como hacen sus estudiantes.

Y, si se trata de probar la experiencia de vivir como un lord, existen varias mansiones en la campiña inglesa que se han habilitado como coquetos hoteles rurales. Cliveden House en Windsor es una casa ducal que ofrece 38 grandiosas habitaciones, spa y extensos jardines junto al Támesis.

Para la experiencia más auténtica de la campiña, el área de The Cotswolds ofrece paisajes rurales idílicos de praderas con ovejas pastando y pueblecitos de ensueño como Bibury, Great Tew o el dúo de Upper y Lower Slaughter, con sus casas de piedra y cottages con tejado de mimbre.

Aquí se pueden encontrar los pubs más tradicionales y participar en divertidas actividades como el pastoreo de gansos. Es un mundo totalmente distinto del ajetreo de Londres… pero a un paso de la gran capital.

Aquí radica el mayor atractivo de Londres, un destino donde conviven cientos de nacionalidades, donde edificios históricos y las tradiciones más british se mezclan con la arquitectura más moderna y las últimas tendencias y la imaginación es el único límite.

Información práctica

– Huso horario: GMT
– Moneda: Libra esterlina (GBP)
– Tipo de enchufe: Clavija tipo G – Voltaje común 230V
– Código telefónico: +44
– Más información: LONDON CONVENTION BUREAU
Barbara Jamison – Jefe de desarrollo de negocio y relación con socios

conventionbureau@londonandpartners.com
www.conventionbureau.london

Teambuilding en Londres

Como Los Beatles
El DMC Spectra ofrece a los grupos la posibilidad de ir más allá de la foto en el paso de cebra de Abbey Road y grabar su propia versión de Hey Jude o Help en el mismo estudio donde el cuarteto grabó sus éxitos, habitualmente cerrado al público.

Tecnología vintage
En medio del hub tecnológico de Here East, los grupos pueden divertirse y competir jugando en las clásicas máquinas de marcianitos o Tetris, o guiar a sus compañeros en un juego de comecocos a ciegas, mientras degustan cervezas artesanas.

Siguiendo al zorro
Foxtrail es una mezcla de escape room y búsqueda de tesoros que conduce a una aventura urbana interactiva por las calles de Londres, descifrando códigos, descubriendo los secretos de la ciudad y compartiendo las fotos más creativas de camino al destino final.

Afinando la puntería
Las competiciones de dardos son típicas de los pubs ingleses tradicionales. Flight Club propone una versión más moderna y divertida de este juego en algunos de los bares más cool de la ciudad, combinándola con talleres de coctelería y pizza.

Locos por el críquet

“En el críquet hay dos equipos, uno fuera y otro dentro; cada miembro que está dentro sale, y cuando está fuera, entra, y el siguiente entra hasta que sale; cuando todos están fuera, el equipo de fuera entra y los que estaban dentro tratan de sacar a los que están entrando…” Las reglas del críquet explicadas en tono jocoso en las típicas toallas souvenir no ayudan a quienes visitan Londres e intentan entender el deporte british por excelencia.

Se trata de un deporte complicado, en el que la estrategia cuenta mucho más que la habilidad a la hora de batear o lanzar una pequeña pelota de cuero, o la velocidad del jugador. Sobre todo, es un deporte de gentlemen, en el que se interrumpe el juego a media tarde para tomar el té. Y después de un partido de cinco días puede no haber un ganador.

El estadio Lord’s de Londres, donde los miembros del Marylebone Cricket Club visten siempre con chaqueta y corbata, es conocido como “la catedral del críquet” y sin duda es el mejor sitio para adentrarse en esta tradición. Entre abril y septiembre los grupos pueden asistir a partidos que duran desde una tarde a cinco días, pueden ser de categoría nacional o internacional, iniciarse en el juego en su escuela de críquet o participar en un evento en los espacios ofrecidos.

Descargar PDF