WASHINGTON D.C. MICE

Por ser considerada demasiado burocrática, Washington D.C. no suele ser la ciudad más buscada de Estados Unidos para la celebración de operaciones MICE. Sin embargo, impulsada por una renovada energía y abundantes novedades, la “capital de América” bien merece una oportunidad para impresionar a los grupos.

WASHINGTON D.C. MICE

 

 

EL CENTRO DEL PODER

Por Cristina Cunchillos

El 2021 comenzó con los ojos del mundo presenciando horrorizados en Washington el asalto al Capitolio. Reestablecida la calma, la capital de los Estados Unidos comienza con optimismo una nueva era política. Y con abundancia de nuevos hoteles y proyectos que se suman a una variada oferta de venues. El destino busca captar la atención de los organizadores de operaciones MICE y demostrarles que no todo es burocracia en Washington D.C. 

El llamado Distrito de Columbia (D.C.), nombre que hace referencia a Cristóbal Colón, es un distrito federal y no un estado (no confundir con el estado de Washington, en la costa oeste del país), creado en 1790 para albergar al gobierno de la incipiente nación tras declararse la independencia del Reino Unido. Un año después se fundó la ciudad de Washington, al este del ya existente poblado de Georgetown, para ejercer de capital permanente.

Delimitado al oeste por el río Potomac, que lo separa del estado de Virginia, y en las demás direcciones por el estado de Maryland, Washington D.C. ocupa un discreto cuadrilátero de solo 175 km2. Pese a su compacto tamaño, su conectividad es envidiable, con tres aeropuertos internacionales en sus proximidades: el Ronald Reagan National Airport, dedicado mayormente al tráfico doméstico; el Washington Dulles International Airport; y el Baltimore/Washington International Thurgood Marshall.

Dowtown Washington D.C. 
Pocas direcciones postales fascinan tanto como 1600 Pennsylvania Avenue, mundialmente conocida como la Casa Blanca. Aunque en teoría es posible hacer una visita de su interior, el proceso para solicitarlo es complicado y la gran mayoría de los grupos se contentan con pasar por el Centro de Visitantes y hacerse un selfie en el exterior.

A pocos metros de la Casa Blanca, la estrella de cualquier visita a la capital es un recorrido por el National Mall, que se extiende entre el río Potomac y Capitol Hill. Desde su extremo oeste, la sobria estatua de Abraham Lincoln dirige su mirada hacia el imponente obelisco del Memorial de Washington y, más allá, a la resplandeciente cúpula blanca del Capitolio. 

En el Mall se encuentran también varios de los museos más destacados de la ciudad. Sus tres kilómetros de jardines ofrecen un respiro a residentes y visitantes. Entre marzo y abril el espectáculo de los cerezos en flor y su embriagador aroma hacen la parada aún más agradable.

En el National Mall se organizan búsquedas de tesoros y visitas en compañía de un historiador. También son comunes los paseos en segway y, sobre todo, los tours nocturnos con los edificios iluminados. El DMC Cosmopolitan Incentives los ofrece en vehículos eléctricos descapotables.

Las visitas guiadas al Capitolio, la sede del Gobierno, se suspendieron por la pandemia y no se sabe aún cuándo se retomarán o si incluirán nuevas medidas de seguridad. Durante el recorrido se puede admirar el interior de su cúpula, la cripta y el Statuary Hall, pero no acceder a la galería de la Cámara de Representantes y el Senado (un pase que se ha de solicitar por separado).

Otra visita recomendada es la Biblioteca del Congreso, la mayor del mundo con más de 30 millones de libros, en un magnífico edificio que data del año 1800. Acoge también conciertos, exposiciones y otros actos públicos. 

No todo son edificios gubernamentales y museos en Downtown. En septiembre del año pasado se inauguró The Roost, un innovador food hall o espacio gourmet en Capitol Hill con diferentes puestos de comida y bebida de proveedores y cocineros locales. Es el lugar ideal para recargar pilas durante la visita, codeándose con los habitantes que acuden aquí los fines de semana a por su brunch de las 11 de la mañana.

Alojamientos en el centro
Una forma cada vez más demandada de disfrutar de las vistas es durante un cóctel en las azoteas de los hoteles colindantes. Una de las terrazas de moda es POV, en lo más alto del W Washington DC, próximo a la Casa Blanca. Este hotel de cinco estrellas, con 317 habitaciones, cuenta además con más de 1.000 m2 de espacio para eventos.

La oferta de alojamiento en el centro de la capital es variada y abundante. The Hay Adams, también de cinco estrellas, es lo más cercano a dormir en la Casa Blanca. Los huéspedes casi pueden saludar a sus inquilinos desde algunas de sus 145 habitaciones y suites. Inaugurado en 1928, este histórico hotel cuenta con cinco salas de reuniones que se pueden combinar para un cóctel con 340 invitados en condiciones prepandemia.

A principios de 2020 abrió sus puertas el nuevo Riggs Washington DC, el primer hotel del grupo Lore en Estados Unidos, ocupando el icónico edificio del Riggs National Bank, o “banco de los presidentes”. Cuenta con 181 lujosas habitaciones y 4.000 m2 para eventos, incluyendo la que fue sala de juntas del banco, para reuniones de hasta doce personas. Su bar Silver Lyan, donde se sirven cócteles del famoso barman Ryan Chetiyawardana, contiene una sala secreta en las entrañas del antiguo banco, que se puede reservar para grupos de seis personas.

Otra opción popular para grupos MICE es el Renaissance Washington DC Downtown Hotel, que cuenta con 794 habitaciones y 33 salas para eventos y reuniones, incluyendo un gran ballroom para banquetes de hasta 1.200 comensales, en circunstancias normales. 

También el Willard InterContinental, que ocupa un edificio histórico en Pennsylvania Avenue, ofrece 335 lujosas habitaciones y 19 espacios para eventos.

Estos y muchos otros hoteles suponen una base ideal no solo para explorar los principales monumentos, sino para asistir a sesiones en el Walter E. Washington Convention Center, el principal centro de congresos de Washington, ubicado en el corazón de la ciudad. Cinco pabellones proporcionan más de 65.000 m2 de espacio para ferias y exposiciones, y en sus 77 salones se celebran convenciones y eventos de entre 50 y 42.000 delegados. 

Su nuevo Studio 801 ofrece 1.700 m2 para la producción de eventos virtuales o híbridos, incluyendo su teatro con capacidad para 128 delegados y con distancia de seguridad sanitaria entre los asientos.

A un paso del centro de convenciones, el pasado mes de octubre se inauguró el AC Hotel Washington DC Convention Centre, con 234 habitaciones y un restaurante que ofrece tapas españolas. En su azotea se puede disfrutar de espectáculos y música en directo, mientras se saborea un cóctel con vistas panorámicas.

Dupont Circle y Georgetown
Si bien Downtown ofrece numerosas opciones para convenciones y visitas culturales, las oportunidades de ocio nocturno son limitadas. Para salir, tradicionalmente los visitantes optan por los distritos vecinos de Georgetown y Dupont Circle, que siguen siendo populares por su abundante oferta de bares y restaurantes. 

La Avenida Massachusetts, conocida como Embassy Row por la gran cantidad de embajadas que ocupan sus mansiones, atraviesa Dupont Circle. Aquí, el Hotel Rouge reabrirá este año como el nuevo Kimpton Banneker Hotel, en honor a Benjamin Banneker, astrónomo e inventor afroamericano que jugó un rol esencial en la planificación de Washington D.C. Sus diez plantas albergarán 144 habitaciones y suites de decoración minimalista, así como más de 350 m2 de espacio para eventos, incluyendo el bar en su azotea. 

En febrero estaba prevista la inauguración de The Ven at Embassy Row, parte de la colección Tribute de Marriott International. Su diseño está inspirado en el concepto nórdico hygge (búsqueda de lo acogedor). Incluye una instalación de luces que reproduce la aurora boreal, en torno a la que se ofrecerán sesiones de meditación, mientras que en su azotea se darán clases de yoga los fines de semana. Cuenta con 231 habitaciones y tres salas para reuniones de hasta 25 asistentes en formato teatro.

Georgetown es la parte más antigua de Washington D.C., un antiguo pueblo que se vio absorbido durante la expansión de la capital. Le caracterizan sus pintorescas calles adoquinadas, coloridas casas y edificios históricos como el de la Universidad de Georgetown, así como una gran variedad de boutiques y tiendas independientes que atraen a numerosos viajeros y locales en busca de  un rato de compras y ocio nocturno.

El Four Seasons Hotel Washington DC, un establecimiento de cinco estrellas con 222 habitaciones, es una de las opciones más utilizadas en Georgetown para grupos de incentivo. Cuenta con un spa y centro de fitness que ocupa tres pisos, un reconocido restaurante especializado en carnes y más de 2.000 m2 de espacio para eventos, incluyendo amplios jardines y patios.

Nuevas zonas de moda
Al este de Dupont Circle, la confluencia de las calles 14th Street y U Street se ha convertido en el área de moda para disfrutar de la cultura más alternativa. 

Cuna del músico de jazz Duke Ellington y epicentro de la comunidad afroamericana, la zona es famosa por su ecléctica oferta de restaurantes de diversas nacionalidades y bares con música en vivo.

En la calle 14, en octubre abrió sus puertas el Hotel Zena, de 191 habitaciones, tras una completa renovación. Concebido como un hub cultural, el establecimiento celebra el empoderamiento de la mujer con provocadoras exposiciones de arte. Los huéspedes pueden alquilar bicicletas y accesorios para moverse por la ciudad. Tiene cuatro salas de reuniones con capacidad hasta 80 personas en teatro, y en su azotea se organizan cócteles de hasta 75 invitados.

Pertenece al grupo Viceroy Hotels and Resorts, que cuenta con otra propiedad en la zona, también recientemente renovada. El Viceroy Washington DC combina lujo y modernidad en sus 178 habitaciones. En su café bar se mezclan cada mañana huéspedes y residentes locales. Ofrece 500 m2 de espacio para eventos.

Al norte de U Street, el barrio Adams Morgan, con sus tiendas vintage y abundantes bares y restaurantes abiertos las 24 horas, es también popular entre las nuevas generaciones. 

El hotel boutique The Line DC, construido en una antigua iglesia neoclásica, ofrece 220 espaciosas habitaciones que se pueden reservar como oficina. Dispone de diferentes espacios para eventos, incluyendo la posibilidad de celebrar un cóctel de hasta 850 invitados en la nave de la iglesia.

Todos los domingos, lugareños y visitantes se congregan en el cercano parque Meridian Hill (también conocido como Malcolm X) para presenciar y bailar al son del drum circle, una espontánea batucada a cargo de músicos locales. Los grupos pueden unirse y probar a marcar el ritmo con diferentes instrumentos de percusión.

Y, para escapar por completo del estrés, el Rock Creek Park ofrece 700 hectáreas de bosque en medio de la ciudad (el doble que Central Park en Nueva York), con más de 100 kilómetros de senderos para hacer una buena caminata, montar en bicicleta o pasear a caballo.

A un paso del parque, el hotel de lujo Omni Shoreham ha acogido desde los años 30 del siglo pasado a altos dignatarios de todo el mundo invitados a los bailes presidenciales. Cuenta con 834 habitaciones y suites, así como más de 9.000 m2 de espacio para eventos, abarcando desde pequeños espacios para reuniones con 16 participantes a grandes banquetes de hasta 560 comensales.

Al oeste de Downtown, el antiguo mercado Union Market se ha revitalizado en los últimos años y ahora es un moderno food hall con tiendas y puestos de comida internacional, así como una terraza donde disfrutar de los platos y las vistas. La Cosecha es la sección del mercado dedicada a la gastronomía y cultura latina, muy popular entre los residentes. 

En las cercanías abrirá en 2023 el MOB Hotel, el primer “hotel del pueblo” en Norteamérica de la innovadora cadena parisina. Concebido como centro cultural, ofrecerá conciertos y charlas en su lobby, además de cine, restaurante y bar en su azotea. Tendrá 144 habitaciones. 

Eventos y ocio junto al río
El río Potomac atrae tanto a locales como a visitantes. Los grupos de hasta 145 personas pueden hacer un crucero privado a bordo del buque Odyssey de Hornblower Cruises & Events, con cena y entretenimiento. Otra opción más informal que se ha puesto de moda recientemente es el Cycleboat de Potomac Paddle Club, que los propios participantes impulsan pedaleando, al tiempo que disfrutan de una copa de vino o cerveza. 

Por otro lado, la ribera se está transformando en un nuevo centro de ocio con el proyecto The Wharf, que ahora entra en su segunda fase. Jardines, tiendas, restaurantes y bares con música en vivo ofrecen ya numerosas opciones para pasar un buen rato, de día o de noche.

The Wharf también incluye varios espacios para eventos corporativos. En sus diferentes muelles se puede hacer un cóctel al aire libre con 500 invitados —en el Transit Pier— o reunir hasta 800 personas en el District Pier. El Dockmaster Building, un edificio acristalado de dos plantas, puede acoger una presentación para 15 delegados en su sala de conferencias, o una cena con vistas panorámicas para 100 invitados. 

También los espacios de música en vivo se alquilan para eventos. En Union Stage se puede organizar un acto presencial con hasta 225 asistentes en teatro, o retransmitir el contenido por streaming a un público más amplio.

No faltan tampoco las opciones de alojamiento, como los hoteles InterContinental Washington DC, Canopy by Hilton o el Hyatt House, de inspiración náutica. En 2020 la cadena holandesa CitizenM abrió cerca de aquí su segundo hotel en la capital. El CitizenM Washington DC Capitol ofrece 252 habitaciones distribuidas en 12 plantas. Es un hotel contactless, donde todo se controla a través de una app. Cuenta con siete pequeñas salas de reunión.

La inauguración más esperada en esta zona de The Wharf es la del Pendry Hotel, prevista en 2022. La primera propiedad de esta marca de lujo en Washington contará con 131 habitaciones y suites, tres restaurantes y bares de diseño, un exclusivo spa y más de 450 m2 de espacio para eventos, tanto en el interior como en el exterior, con vistas al río.

Al este, donde el pequeño río Anacostia se une al Potomac, se extiende la zona conocida como Capitol Riverfront. Aquí tiene previsto abrir sus puertas el Cambria Hotel Washington DC Capitol Riverfront, un establecimiento de lujo con 154 habitaciones y tres espacios para eventos, incluyendo su azotea de más de 300 m2. 

Otro establecimiento sumado recientemente a la oferta de este área es el hotel Thompson Washington DC de la cadena Hyatt, que ofrece 225 habitaciones y 650 m2 de espacio para eventos.

Espacios singulares
Aunque la oferta de espacios para convenciones y eventos en hoteles es sin duda la más abundante (y no para de crecer), Washington también cuenta con venues singulares, en las que es más fácil encontrar el deseado efecto wow!. Además, los organizadores tienen a su disposición un amplio abanico de grupos académicos y expertos en diferentes disciplinas, desde medicina a tecnología, así como líderes políticos, con sede en la ciudad y que se prestan para acciones relacionadas con sus campos de investigación.

The Smithsonian (o Instituto Smithsoniano) es una de las instituciones educativas y científicas más prestigiosas del mundo, reconocida por sus excelentes museos, la mayoría de los cuales se encuentran en Washington. Este año celebra su 175 aniversario con exposiciones especiales y la reapertura del Arts and Industries Building, el que fue su primer museo, convertido en espacio para eventos. El magnífico edificio de 1881 ofrece cuatro grandes salas en torno a una rotonda central, que se pueden combinar para una cena de gala con 1.200 invitados.

El Museo Nacional de Arte y Cultura Afroamericana es un impresionante edificio en medio del National Mall cuyo diseño evoca elementos de ambos continentes, como las coronas usadas por tribus africanas o las celosías que trabajaban los esclavos en Luisiana. Está previsto inaugurar este año un nuevo hall dedicado a la cultura americana. En su teatro Oprah Winfrey se celebran conciertos y presentaciones con 350 delegados. La planta baja puede acoger banquetes de 400 invitados.

Una de las opciones más solicitadas para eventos es el Museo Nacional del Aire y el Espacio, aunque algunas salas están actualmente cerradas por reforma. En su interior se organizan recepciones de hasta 300 invitados entre auténticos íconos de la historia aeroespacial, como la primera aeronave de los hermanos Wright o el Spirit of St. Louis, el primer avión que completó un vuelo transatlántico. 

Aunque no forma parte de la colección del Smithsonian, el Museo Internacional del Espionaje atrae también a muchos curiosos por sus fascinantes exposiciones. También a organizadores de eventos. En su ballroom de la séptima planta se hacen cenas de 500 comensales con vistas panorámicas gracias a sus paredes acristaladas. 

Además de los numerosos museos de la ciudad, otro de los venues más destacados es el Centro John F. Kennedy para las Artes Escénicas, sede de la Orquesta Sinfónica Nacional y la Ópera Nacional de Washington. En 2019 se inauguró The REACH, una extensión del edificio a orillas del Potomac. Ofrece diferentes espacios para eventos privados, desde una presentación para grupos de 50 a 300 delegados a cócteles con 425 invitados en su pabellón superior con vistas al río.

Y, para quien busca sorprender, la Catedral Nacional de Washington también es sede de espectaculares cenas de gala bajo la elevada bóveda de su nave central, entre bellas cristaleras. Su capacidad máxima es de 850 personas.

Viajes de incentivo
Los programas de incentivo suelen combinar la visita a Washington con otros destinos. Cosmopolitan Incentives propone itinerarios que combinan la ciudad con Nueva York y Filadelfia, además de incluir excursiones en el vecino estado de Virginia.

De hecho, la gran mayoría de los tours de Washington incluyen el estado de Virginia, ya que se suele cruzar el río Potomac para visitar al cementerio militar de Arlington, donde arde la “llama eterna” sobre la tumba del presidente John F. Kennedy. Antes de la pandemia era posible reservar un tour del Pentágono, también situado en la otra orilla del río.

Virginia ofrece asimismo amplias oportunidades para añadir naturaleza, aventura, historia o gastronomía a los programas. La Cordillera Azul (Blue Ridge Mountains), nombre derivado de la neblina azulada que a veces emana de sus bosques de abetos, y el Parque Nacional Shenandoah ofrecen cientos de kilómetros de rutas para caminatas y paseos en bicicleta a apenas dos horas de la capital.

También se puede hacer un recorrido por los viñedos de Loudoun County y sus más de 30 bodegas. En la Bodega Zephaniah los grupos disfrutan de una cata de vinos con el propietario y su familia en una majestuosa casa que data de 1830. En Stone Tower Winer, donde la cata se combina con una degustación de chocolates, se celebran banquetes de hasta 250 invitados con vistas a los viñedos.

Alexandria es una encantadora ciudad colonial fundada en 1749 a orillas del Potomac. Se suele incluir en los programas por el atractivo de su arquitectura y riqueza cultural gracias a la variedad de tiendas, restaurantes y museos.

Incluso los menos interesados en historia apreciarán la visita a Mount Vernon, la que fue residencia del primer presidente de los Estados Unidos, George Washington, en cuyo honor se dio nombre a la capital. 

Se hacen visitas privadas de la mansión y sus extensos jardines, que pueden incluir una cata de whiskey en su destilería o la visita a los archivos de su biblioteca, seguida de un almuerzo.

No se concibe la visita a Washington sin incluir lugares relacionados con algún presidente. Su carácter presidencial es lo que más define a la ciudad, pero lo que ofrece va más allá. 

Teambuilding en Washington D.C.

Golf de altura
En Topgolf National Harbor, los equipos no solo compiten en divertidos circuitos de minigolf sino que se pueden añadir diferentes retos: desde un quiz de preguntas a pruebas de estrategia, completando la jornada con una cena informal en uno de los locales de moda.

Espías por un día
En el Museo del Espionaje, los grupos ponen a prueba sus habilidades como auténticos espías descubriendo quién tiene más memoria, quién es más hábil desenmascarando a un mentiroso, consigue más rápido descifrar códigos o disfrazarse mejor.

Grandes discursos
West Wing Writers organiza talleres de oratoria en los que los grupos aprenden a escribir discursos como los de los grandes presidentes. Tras ello realizan un tour de los lugares donde se escucharon los más famosos, colocando allí un pódium para que practiquen.

Deporte en el río
Un recorrido en kayak stand up paddle por el río Potomac permite a los viajeros disfrutar desde el agua de vistas espectaculares del Centro John F. Kennedy, la Universidad de Georgetown y otros monumentos del centro de la capital.

 

La ciudad del presidente

La influencia del inquilino (o tal vez inquilina en un futuro) de la Casa Blanca va mucho más allá de la política. Sus acciones determinan también la imagen que Washington proyecta al exterior, el ambiente de sus calles, lo que está de moda o el tipo de visitante que atrae. Hacia donde va el presidente, otros siguen.

Bill Clinton ya marcó tendencia saliendo a cenar a locales de moda o a hacer jogging por las mañanas. Barak y Michelle Obama aportaron glamur, y sus visitas en familia a algunos museos fueron la mejor promoción de la oferta cultural de la ciudad. Cuando Obama se pasó por Ben´s Chili Bowl, en el corazón de la comunidad afroamericana, a probar su típico perrito caliente ahumado, no solo catapultó a la fama el local y la zona de U Street, sino que ayudó a presentar Washington como una ciudad inclusiva y dinámica, algo que atrajo a muchos jóvenes profesionales.

Tras un presidente populista que, sin embargo, pasó su mandato distanciado de la comunidad local, la presencia de Joe Biden comprando bagels en Call your Mother, o el revuelo (y los selfies) ocasionado por Kamala Harris en restaurantes como Floriana o el bar Blue Dock Tavern, auguran un nuevo capítulo en el que el presidente podría poner una vez más a “su Washington” de moda.

En Edam pueden presenciar los peculiares rituales de compra y venta en el mercados de quesos, visitar queserías como De Simonehoeva para ver de cerca el proceso de producción y, por supuesto, degustar diferentes variedades.

Datos de interés
Moneda Dólar (USD)
Huso horario GMT -5
Tipo de enchufe Clavijas tipo A / B – Voltaje común 120 V
Aeropuertos internacionales
– Washington Dulles International (IAD)
– Baltimore/Washington International Thurgood Marshall (BWI)
– Ronald Reagan Washington National Airport (DCA)

Más información
WASHINGTON DESTINATION D.C.
Tara Miller
Directora de Cuentas Internacionales
Tel +1 202 789 7062
tara@washington.org
https://washington.org/meetings 

Descargar pdf