¿QUÉ QUEDA DE LA TECNOLOGÍA QUE SE  EXTENDIÓ CON EL COVID?