Entrevista a María Gómez, presidenta de EMA

"2020 ha sido un año de lecciones"

Echando la vista atrás, para mí hay tres lecciones destacables del 2020: la pandemia nos pilló a todos despistados y sin esperar que su impacto fuese tan grande y duradero. Esta pandemia de efectos inmediatos no es sólo una crisis sanitaria, también una crisis económica que no sólo afecta al sector MICE y que cambió y va a cambiar los planteamientos y los presupuestos de marketing en los meses venideros. El ser humano, por naturaleza, odia la incertidumbre. Es muy difícil tomar decisiones, cuando no se está seguro de si el resultado va a ser o no favorable. Con tantos cambios a nuestro alrededor, nos hemos encontrado jugando el rol de adivinos que predicen cuándo la ansiada recuperación se iba a producir. Como si en las empresas dispusiéramos de bolas de cristal.

En segundo lugar, ni el streaming ni la comunicación online se inventaron en 2020, pero es cierto que la necesidad de seguir comunicándonos con clientes y empleados los pusieron en primera línea: algo que generaba pereza y no convencía se volvió necesario y urgente. En cuanto a la digitalización, es un mundo tan amplio que da vértigo, aunque las herramientas disponibles sean muchísimas y de muy buena calidad no hay digitalización que valga sin una estrategia sólida detrás. Y una inversión de tiempo, dinero y recursos para plasmar esta estrategia en un ecosistema que fluya.

Por último, “estrategia” es precisamente una de nuestras palabras favoritas. Los eventos son las herramientas de comunicación y marketing más potentes que existen y deben formar parte de la estrategia general de marketing, no ser hechos aislados fuera de contexto. Coordinar a los diferentes departamentos para fijar objetivos previamente y compararlos con los resultados, aun a riesgo de mostrar un fracaso, no es fácil, pero sí necesario en estos tiempos, en los que los presupuestos son analizados con lupa. Más aún cuando es evidente que lo virtual sí es efectivo para según qué objetivos.

La pandemia ha traído aires renovadores a nuestra industria, que con el tiempo darán lugar a un MICE más sostenible.