LAS POLÍTICAS DE VIAJES NO SATISFACEN AL VIAJERO

LAS POLÍTICAS DE VIAJES NO SATISFACEN AL VIAJERO

Casi el 70 % de los compradores de viajes afirma que hacer cumplir las políticas empresariales al respecto es uno de los aspectos más complicados de su trabajo, según un informe publicado por la Asociación Mundial de Viajes de Negocios (GBTA, por sus siglas en inglés) en asociación con la división hotelera RoomIt by CWT. No solamente muchos viajeros realizan reservas que incumplen las políticas establecidas, también existe un gran desconocimiento sobre ellas. 

Reducir los costes de los programas, mejorar el cumplimiento de las políticas y aumentar la satisfacción de los viajeros son los principales objetivos que tienen los compradores de viajes para sus programas en 2019. Los compradores suelen negociar con una variedad de proveedores para ofrecer a sus representantes las mejores tarifas posibles. Aunque el 78 % de los viajeros de negocios dice estar satisfecho con sus dietas destinadas a reservar hoteles, el 66 % admite que le gustaría contar con mayor facilidad para permanecer en sus alojamientos preferidos. 

El 7 % de los compradores europeos afirma permitir las reservas en propiedades de lujo como parte de sus presupuestos hoteleros, frente al 16 % en Estados Unidos. Pero solo el 8 % de los viajeros del Reino Unido y el 7 % de los franceses reservan este tipo de hotel, frente al 30 % de los viajeros de Estados Unidos. Esta tendencia de los viajeros estadounidenses a reservar propiedades de lujo que incumplen sus políticas de empresa puede estar relacionada con la insatisfacción ante las dietas asignadas. 

Los viajeros quieren utilizar servicios que no siempre están incluidos en su política de viajes, lo que deja espacio para posibles mejoras. Más de tres cuartas partes de los viajeros de negocios preferirían reservar tarifas combinadas que incluyan servicios múltiples, incluso si dichas tarifas son ligeramente superiores. Sin embargo, muy pocos programas de viajes (11 %) permiten la reserva de paquetes de tarifas. Los viajeros a menudo reservan paquetes de tarifas al creer que así contribuyen al ahorro de costes, aunque esto no sea necesariamente así. 

Preguntados sobre los servicios que comprarían en sus viajes de negocios si no tuviesen límites en su política de viajes, los encuestados citaron varios, entre los que se encuentran el Wi-Fi premium, los pases de gimnasio y los servicios de reparto de comida. 

La importancia de la fidelidad 

La imposibilidad de ganar puntos en los programas propios de fidelidad también provoca insatisfacción en los representantes que viajan. El 71 % de los encuestados cree que si renuncia a su tiempo personal para viajar por trabajo, debería tener la posibilidad de ganar puntos. El 51 % confiesa que se arriesgaría a ser reprendido por reservar fuera de la política si eso significara que puede alojarse en un hotel en el que le darán puntos de fidelidad. 

La fidelidad tiene un papel más relevante en los Estados Unidos, donde el 25 % de los viajeros de negocios dice que la posibilidad de ganar puntos es un factor que tiene en cuenta a la hora de reservar. El 52 % afirma que nunca consideraría la posibilidad de reservar un hotel en el que no pudiera conseguir esas compensaciones. En Francia, solo el 37 % de los viajeros encuestados comparte esta actitud y en el Reino Unido la cifra desciende al 31 %.